Las 7 ‘eses’ de la gente competitiva… y además feliz.

Un pequeñísimo extracto de la obra de Stephen R. Covey: “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”, un best seller cuya lectura os recomiendo porque, a pesar de haber sido publicado ya en 1989, aún hoy nos resulta de gran ayuda.

Y una buena manera para poner en práctica aquellos buenos propósitos que nos marcamos antes de que sonaran las doce campanadas.

Las claves para potenciar nuestra inteligencia emocional en el trabajo:

“S” de saludable

Cuida tu salud física. Haz ejercicio, aliméntate adecuadamente para contar con la energía necesaria no sólo para realizar tu trabajo, sino para mantener tu salud mental.

“S” de sereno

Controla (que no reprime) tus emociones, sobre todo la ira. Ten paciencia y tacto en tus relaciones con los demás, practica la empatía. Periódicamente, a lo largo del día, haz pequeños ejercicios de relajación.

“S” de sincero

Haz que la ética, la honestidad y la justicia sean tus guías. Sé abierto, respetuoso y asertivo a la hora de manifestar tus puntos de vista. Di las cosas con franqueza y respeto.

“S” de sencillo

Compórtate con humildad y simplicidad. No dejes de dar a conocer tu valor y tus logros, pero hazlo sin presunción ni prepotencia. Asume que todos tienen sus propios méritos y todos, también tú, sus “defectillos”.

Concédele el justo valor que se merece a lo material: evita la pompa, la ostentación propia del que necesita presumir para que no se note aquello de lo que carece

“S” de simpático

Sé abierto, cordial, amable, cortés. Pon un toque de humor en las conversaciones, por supuesto evitando las burlas, el cinismo o el sarcasmo.

“S” de servicial

Ayuda a los que te rodean, por el simple placer de ayudar: disfruta del altruismo.

“S” de sinérgico

Colabora con tus compañeros, crea equipos para poner en conjunto y aprovechar lo mejor de cada uno, consciente de la importancia de motivar a los demás, de liderar, de contagiar entusiasmo sin imponer criterios propios.

Publicado en Competitividad | Etiquetado | Deja un comentario

¿Niños hiperactivos o inactivos? El alto precio de no jugar.

¿Puede la falta de movimiento y de juego afectar a los niños en su desarrollo cerebral?

La ciencia ha constatado que sí.

Estas imágenes están tomadas de un estudio publicado por la revista Pediatrics que ha puesto de manifiesto que los niños que participaron en un programa de actividad física regular mostraron una importante mejora de las funciones cerebrales y las capacidades cognitivas. Según el profesor de Illinois Charles Hillman y sus colegas, “se demuestra una relación causal entre el ejercicio físico y el control ejecutivo, lo que provee un soporte científico para tratar de mejorar la capacidad de aprendizaje y la salud cerebral”. Del estudio se desprende que el ejercicio físico es una gran inversión para todos los niños, especialmente aquellos inatentos o hiperactivos.

Pero también podemos hacer la lectura a la inversa: la falta de movimiento y juego reduce espectacularmente la actividad cerebral de los niños, privándoles de un estímulo esencial y natural de desarrollo, no sólo a nivel cognitivo, sino a todos los niveles, incluido el emocional y social. Dicho así ¿ya despierta nuestro interés?

La cuestión es que nunca en la historia de la humanidad los niños se han movido y han jugado tan poco, y eso no sale gratis, por lo que se ve. Entre un sistema educativo mecanicista que ignora expresamente que el aprendizaje es movimiento y atornilla a los niños a la silla, y una vida después del cole que transcurre en gran parte en el iluso mundo de la vida virtual, o de las actividades programadas, la cuestión es que una grandísima mayoría de niños, jugar, lo que se dice jugar, juega muy poco.

Si a ello le añadimos el hecho de que las pantallitas y dispositivos reducen espectacularmente la capacidades de atención y ejecutivas de los niños, ya tenemos el cóctel perfecto para los problemas de aprendizaje. Aunque bajo mi punto de vista eso no es lo peor, lo peor es la gama de experiencias vitales que se pierden los niños, esas que hacen de la infancia el momento mágico y valioso que es, y que tanta trascendencia tiene sobre el tipo de adultos que conseguirán ser.

De verdad, apaguemos la tele, guardemos los móviles, vayamos al parque, dejemosles construir cabañas en el salón, vayamos de excursión al campo, comamos juntos sin tele. Hagamos algo porque estas generaciones de niños no se conviertan en adultos desconectados de sí mismos, de los demás, de la naturaleza. Démosles la oportunidad de ser niños cuando es el momento de serlo. De adultos inmaduros ya está el mundo demasiado lleno.
Isabel Fernandez del Castillo

Publicado en hiperactividad o inactividad | Etiquetado , | Deja un comentario

ORACIÓN ESENIA DE LA GRATITUD

Dicen que lo que agradecemos se multiplica por miles. Por eso la oración esenia de la gratitud en este post es para que todas las bendiciones que deseamos se multipliquen por miles.

Técnica Esenia de la Gran Gratitud
Una de las claves del respeto, y por consiguiente de la alegría interna y la iluminación, es aprender a ser agradecido y a dar las gracias con gratitud y con una adecuada comprensión. Ciertamente me dirán que algunas veces no hay por qué dar las gracias, y que eso cultiva una actitud inocente, pasiva y débil. En verdad, la gratitud es todo excepto debilidad. Abre la puerta a una ciencia y conocimiento superiores. Un acto emanado de la gratitud es siempre beneficioso y bello. No saber dar las gracias no significa fortaleza en lo absoluto, sino debilidad. Una persona prisionera de su descontento cae en estados mentales negativos que le roban su fuerza y su energía.

La expresión “gracias” no es una mera frase educada y convencional. Es, sobre todo, una frase mágica, un encantamiento sagrado, un poderoso mantra trasmitido a todas las personas por los grandes maestros espirituales y sus discípulos más iluminados. Sí, muchas costumbres de la vida que practicamos en forma inconsciente fueron originalmente instituidas por seres de luz que deseaban ayudar a la humanidad. La expresión “gracias” tiene el poder de abrir la conciencia y despertar a la verdadera riqueza. Aquellos que saben dar las gracias cuando caen en las pruebas, demuestran su valor interno y su conexión con una conciencia superior. Un agradecimiento tal debe provenir de una clara conciencia y de un perfecto conocimiento de las leyes de la vida. Entonces posee el poder alquímico para transformar las situaciones y los estados mentales.

Cuando se dice de la forma correcta, el agradecimiento tiene la virtud de purificar el alma terrenal y las relaciones entre los seres. Dar las gracias a alguien es purificar la atmósfera entre tú y esa otra persona. Algunas veces incluso puede sanar relaciones karmáticas y situaciones difíciles. “Gracias” ejerce un poder liberador; permite el desapego, el abandono (o la aceptación de las cosas), y facilita el perdón. Puede convertirse en una verdadera bendición para uno mismo y para otros; puede ser una muralla de defensa contra las fuerzas de la oscuridad que con frecuencia tratan de interferir en nuestras vidas para perturbar furtivamente, complicarlo o destruirlo todo. Por medio de la gratitud, también se puede crear una firme base –una sobre la cual se pueda construir una vida útil, armoniosa, rica y consciente–, en el aspecto psicológico de la vida.
Las virtudes de la gratitud son demasiado numerosas para describirlas; lo más sencillo es conocerlas por experiencia propia, poniendo en práctica la gratitud. Sin duda que necesitaremos una nueva percepción del mundo mucho más espiritual y sutil. Es en el mundo invisible donde el agradecimiento adquiere todas sus dimensiones. Por supuesto, si vivimos sin espiritualidad, sin conciencia, si damos la espalda al mundo invisible, admito entonces que dar las gracias pueda convertirse en una debilidad: para un ignorante, el agradecimiento es la muerte. Pero creo que nosotros aún no llegamos a esto.

Para quienes están conscientes de su espiritualidad y, por tanto, de la parte más sutil de su ser y de la vida, agradecer es incrementar la intensidad de la vida. El descontento estrecha la vida, mientras que la gratitud la expande, la aumenta, incrementa la alegría, y abre las puertas del infinito, del amor. Aquellos que reciben amor con gratitud lo reciben doblemente, mientras que quienes están descontentos lo pierden. La gratitud es el arte de saborear la vida con agrado; es también una aceptación inteligente y trabajo sobre uno mismo. El niño pequeño que recibe muchos cuidados no puede tener recogijo, mientras crea merecerlo todo. Vivir una mentira es sentenciarse uno mismo a infortunios y a desilusión.

Estoy convencido de que la alegría depende de nuestra actitud en la vida. Si tu agradecimiento contiene todo lo que es del cielo, entonces se convierte en una fabulosa oración y en un regalo de amor. Quien pronuncia las “gracias” de esta manera, comprende que nada en esta tierra le pertenece, y que todo es un regalo de los seres superiores que velan por él. Ni siquiera su cuerpo, sus pensamientos o sus deseos le pertenecen. Dar las gracias por todas estas bendiciones es estar en camino de adquirirlas verdaderamente, y de hacer algo positivo con ellas. Cuando el agradecimiento se transforma en una oración, adquiere el poder de triunfar sobre las fuerzas oscuras y los estados mentales negativos que envenenan la vida.

Cada vez más y más, el mundo se asemeja a una selva infestada de insectos y animales extraños, hasta el punto de encontrarse uno en situaciones donde los estados mentales oscuros invaden la conciencia y la sensibilidad como una nube de mosquitos, en forma cada vez más frecuente. Ya no sabemos cómo escapar a esos estados destructivos. El gran agradecimiento “aquel que conoce el sendero hacia el mundo superior invisible” puede liberarnos. Repito lo que digo, porque para mí el agradecimiento que se eleva al cielo con respeto y gratitud es la oración más hermosa. Ahora, es la oración más eficaz para sacar a los seres humanos del control de las fuerzas oscuras y los estados mentales negativos. La palabra “gratitud” también significa renacer a uno mismo.
Finalmente debemos comprender que hemos permitido una forma de vida artificial que incrementa el desarrollo de la negatividad. Por eso, tanto en el futuro como en el presente, las técnicas de alquimia interna serán cada vez más indispensables. Sin ellas, será imposible luchar para mantener la propia dignidad, el tesoro del alma, la belleza interior. Debemos reinventar una nueva forma de vivir en la tierra para poder recobrar las fuerzas del alma que abren las puertas del cielo y de la iluminación. Esta es una necesidad para el futuro.

Cuando los seres humanos llevan el cielo y la tierra dentro de sí mismos, no hay fuerzas negativas que puedan penetrar en ellos. Entiéndanme bien: para mí el descontento es una fuerza negativa. Claro que hay un tipo de descontento que es beneficioso, porque permite ponernos a trabajar aún más para alcanzar la perfección, pero este descontento es mesurado y controlado, es una herramienta de la creatividad. No estoy refiriéndome a éste, sino al que invade el alma y lleva al servilismo, cerrando las puertas a la inteligencia superior.

“Gracias” es una palabra que une al cielo y la tierra. Cuando el agradecimiento es sincero y está lleno de fuerza vital, tiene el poder de tocar y despertar ese centro íntimo que radica en el estómago y que los japoneses denominan el “hara”. La verdadera fuerza proviene del profundo agradecimiento que toca el centro del ser uniendo cielo y tierra. Quien sabe cómo agradecer a la tierra, halla el fundamento de la vida psicológica. La tierra limpia, purifica y sana muchos problemas psicológicos, e incluso enfermedades físicas, porque ambos están estrechamente relacionados.

Quien sabe cómo agradecer a la inteligencia de los cielos halla dirección en su meta en la vida. Es una luz que ilumina con verdadero conocimiento. Todo lo que necesitamos hacer es ponernos a trabajar. Muchas cosas en nuestra vida dependen de la forma en que dirigimos nuestras energías. La inteligencia no radica en digerir las cosas como una cotorra, sino en la capacidad de comprender el significado positivo de la vida y caminar en esta dirección por nuestro bien, por el de los demás, y por el mundo. Todos en la tierra deben ofrecer sincero y cálido agradecimiento a todos los seres — no al pequeño ser artificial en ellos, sino al Innombrable, omnipresente. La aceptación de lo divino, sublime, infinito, inmortal, a través de todos los seres humanos y a través del Todo es la perfección del agradecimiento.

Ahora les enseñaré una antigua técnica esenia:

Antiguo Ejercicio Esenio de Purificación y Salud
Párate en medio de la naturaleza viviente, entre el cielo y la tierra.
Siente la tierra bajo tus pies; siente como la tierra te carga y te sostiene.
Siente el cielo infinito sobre ti; te inspira, te mejora, te eleva.
En el cielo, piensa en el origen de tu espíritu y de tu inteligencia.
En el cielo, piensa en el origen de tu alma eterna, de la más elevada conciencia universal.
En la tierra, piensa en el origen de tu alma terrestre, en tu conciencia individual.
Siéntete como una unión viviente entre las fuerzas del cielo y de la tierra, del infinito y de lo que está en desarrollo.

Arrodíllate en la tierra, y con tu mano derecha cava un pequeño hoyo en la tierra.
Coloca las dos manos juntas sobre tu pecho (el corazón místico), en señal de oración y de unión interna con el cielo y la tierra dentro de ti.
En esta postura sagrada, permite que una hermosa luz, la fuerza, la presencia del cielo, fluya a través de ti: el omnipresente Padre de todos los seres vivientes. Imagina una luz diamantina, transparente como el agua pura.
Inclínate con amor sobre la Madre Tierra, y coloca tus manos alrededor del pequeño hoyo. Inclínate sobre la tierra y coloca tu boca entre tus manos.
Ofrécele con tus palabras a la tierra el agradecimiento del cielo a la Madre Tierra; ofrécele también el agradecimiento de tu corazón y, a través de ello, del corazón de la humanidad.

Pronuncia las palabras:
“Madre Tierra, yo te ofrezco mi agradecimiento con todo mi corazón, y a través de él del corazón de todos los hombres y las mujeres. Que todos los seres que llevas en tu seno protejan, nutran y bendigan todo lo que crece.”
Acuéstate después sobre la tierra y abandónate sobre ella. Que tu cuerpo y tu alma nacidos de ella sean uno con la Madre Tierra y su oculto esplendor.

Piensa y di:
“Madre Tierra, elimina todas mis enfermedades y mis faltas según tu voluntad, para que pueda recibir la bendición del espíritu divino y trasmitirla a todos los seres vivientes, según tu voluntad”.
Manténte en comunión, en silencio, mientras dejas que la tierra te purifique completamente.
Pónte nuevamente de rodillas y coloca tus manos frente a la rosa solar del corazón.
Piensa en tu espíritu, siente tu alma, y di con tu fuerza vital:
“Con amor y gratitud,
te ofrezco mi amoroso agradecimiento lleno de luz.
A la Madre Tierra, gracias;
al agua de la vida, gracias;
al precioso aire, gracias;
al fuego sagrado, gracias;
a los minerales, gracias;
a las plantas, gracias;
a los animales, gracias;
a la humanidad que camina por el sendero de la evolución, gracias;
a todos los ángeles, gracias;
a la inteligencia cósmica que creó mi pensamiento, gracias;
al océano de amor que creó mi sensibilidad, gracias;
a la vida universal que impregnó mi futuro con la semilla de la individualidad, gracias;
a todos los seres del mundo, doy las gracias en Él, la única Fuente que unifica a todos los seres en su origen y propósito”.
Cruza los brazos sobre tu pecho, inclina ligeramente tu cabeza, y pronuncia la palabra de cierre: “Amen”.

Entonces, rellena de nuevo el agujero que cavaste para hablar con la Madre del mundo.
Por medio de la práctica de estos ejercicios, que son totalmente compatibles con nuestra vida contemporánea, notarás que recibes una fuerza de balance y armonía que te permite estar más equilibrado y ser tú mismo en la vida. La técnica de la gratitud permite que uno desarrolle una mayor sensibilidad hacia el mundo superior. No es un sentimentalismo poco saludable, sino un despertar que proviene de una mayor lucidez, más fortaleza, más bondad. Nuestra vida es nuestra vida. Somos nosotros quienes tenemos que vivirla, nadie más. Pero es obvio que para vivir la vida de una forma armoniosa, necesitamos fortaleza y lucidez. La técnica de la gratitud nos permite obtener esto, y aún más.

Uno generalmente siente temor de la sensibilidad, porque piensa que mientras más sensible sea una persona, más infeliz y enferma estará. Por supuesto que si el agradecimiento no se expresa de la forma correcta puede enfermar, porque las energías no están dirigidas hacia el espíritu del cielo, sino que permanecen inconscientes y en forma demasiado personal. Quien piensa que él o ella es el centro del mundo, cuando da las gracias solamente expresa una frase muerta educada y convencional, para esconder el verdadero ser que él o ella es, por la pura apariencia.

El verdadero agradecimiento abre la percepción de la belleza, de la sabiduría, de la grandeza y del amor. Si un ser humano ya no percibe la realidad de mundo superior omnipresente, está perdido. Es solo cuestión de tiempo que la caída sea inevitable. Sólo el cultivar correctamente una mayor sensibilidad pueden llevar a la humanidad hacia una verdadera evolución de luz y armonía, y permitirle superar todas las pruebas y las tentaciones.

Una fuente de bienestar y de gran beneficio para la vida es ofrecerse a sí mismo unos momentos de soledad en los que se pueda cultivar la armonía y el bien original en calma y en silencio, y cuando pueda pronunciarse la mágica frase del gran agradecimiento. Luego podemos compartir esto con otros a través de simples actos, de palabras amistosas, de cálidas sonrisas llenas de luz que provienen de un mundo donde lo humano reina.
Olivier Manitara

Publicado en Agradecimiento | 2 comentarios

10 Signos para saber que tu vida va por buen rumbo

La vida encierra grandes misterios, ya que cada persona la vive de diferente forma y esto es como si por cada ser humano que existe se escribiera un libro lleno de grandes historias, vivencias, experiencias, con efectos de drama, suspenso, etc. Pero muchas veces vivimos tan deprisa que no tenemos el tiempo de dar importancia a lo que se merece: disfrutar con tranquilidad un amanecer o atardecer, de maravillarnos con la naturaleza, de respirar profundamente el aire y sentir cómo acaricia nuestro rostro, estos sencillos, pero a la vez, grandes momentos nunca debes de perder la oportunidad de vivirlos.

Una pregunta que constantemente solemos hacer es: ¿Irá mi vida por buen rumbo?

Pero ¿cómo contestarte esto?… Posiblemente creas que sí, pero en algunos momentos puedes dudar y creer que no. Aquí presentamos 10 signos para que descubras qué tan bien va trazado el rumbo de tu vida.

https://sther74.wordpress.com/wp-admin/media-upload.php?post_id=321&type=image&TB_iframe=1

1. Te gusta lo que ves en el espejo. Cuando te ves en el espejo, te agrada ese reflejo que está ahí, lo amas y no te encuentras mil defectos como posiblemente lo hacías antes.

2. Vives plenamente. Disfrutas cada momento de tu día, aunque no sean todos buenos, siempre buscas la manera de encontrar un lado positivo a las cosas.

https://sther74.wordpress.com/wp-admin/media-upload.php?post_id=321&type=image&TB_iframe=1

3. Haces cosas que disfrutas y te apasionan. Has encontrado el tiempo para hacer todas esas cosas que te apasionan y disfrutas al máximo cuando las practicas.

https://sther74.wordpress.com/wp-admin/media-upload.php?post_id=321&type=image&TB_iframe=1

4. Has aprendido a valorar los errores. Tus errores ahora son oportunidades de aprendizaje, mejora y nuevos retos a lograr.

https://sther74.wordpress.com/wp-admin/media-upload.php?post_id=321&type=image&TB_iframe=1

5. No te afecta lo que digan de ti. Los comentarios de los demás no te afectan en lo más mínimo, porque tú sabes quién eres y lo que vales y nadie puede intimidarte con algún mal comentario.

https://sther74.wordpress.com/wp-admin/media-upload.php?post_id=321&type=image&TB_iframe=1

6. No te da miedo pedir ayuda. Has aprendido que dos cabezas piensan mejor que una, y te has olvidado que tú todo lo puedes y que si no está hecho por ti no está bien hecho. Valoras los talentos de otros y los complementas con los tuyos.

https://sther74.wordpress.com/wp-admin/post.php?post=321&action=edit#

https://sther74.wordpress.com/wp-admin/media-upload.php?post_id=321&type=image&TB_iframe=1

7. Has alejado de ti cosas y personas que no te hacían bien. Las cosas y personas que antes te lastimaban las has olvidado en un rincón y has abierto las puertas para que cosas nuevas y buenas personas lleguen a tu vida.

https://sther74.wordpress.com/wp-admin/media-upload.php?post_id=321&type=image&TB_iframe=1

9. Has cumplido metas que te planteaste. De las metas que te has propuesto, has logrado la mayoría, te hace sentir bien y con ganas de ir por una más.

https://sther74.wordpress.com/wp-admin/media-upload.php?post_id=321&type=image&TB_iframe=1

10. Te alegra y compartes el éxito de otros. Has aprendido que envidiar a los demás genera sentimientos negativos y ahora compartes sus logros y esto te invita a ayudar, a ser mejor persona y a aprender de todos aquellos que son ejemplos a seguir.

https://sther74.wordpress.com/wp-admin/media-upload.php?post_id=321&type=image&TB_iframe=1

https://sther74.wordpress.com/wp-admin/media-upload.php?post_id=321&type=image&TB_iframe=1

Si te has identificado con más de alguno de los puntos anteriores, podemos decir que vas por buen rumbo y que debes seguir trabajando ya que hay cosas que son difíciles de lograr, pero nunca imposibles, la fuerza interior y nuestra mente son motores indispensables para vivir plenamente, y si en la vida hay algo que nunca podremos cambiar, es mejor aprender a vivirla de manera que no te afecte. Vida sólo es una y hay que disfrutarla siempre con una sonrisa y con los brazos abiertos para poder recibir todo lo que tiene para darnos.

Lic. Esperanza Arcos

https://sther74.wordpress.com/wp-admin/media-upload.php?post_id=321&type=image&TB_iframe=1

Publicado en Psicología. | Etiquetado | 3 comentarios

¿Preocuparse o mejor Ocuparse?

La preocupación es un sentimiento que genera nuestro cerebro al sentir la falta de algo, ya sea de alguna persona o no poder lograr los objetivos o cosas que queremos: regularmente, cuando algo no está bien, entramos en estado de pánico y nuestro cerebro y subconsciente generan una lista interminable de pensamientos negativos que ocasionan desequilibrio y sentimientos encontrados.

Las preocupaciones predisponen tu mente y es muy difícil tener pensamientos positivos y ser objetivo.

Pero hay un dicho muy popular que dice “no te preocupes, ocúpate” y esto es algo real; si pasamos días y días preocupados por algo o alguien pero no hacemos nada por remediarlo, ¿qué necesidad hay de martirizarnos si con eso no vamos a solucionar nada? de aquí surge la parte de “ocúpate”, sí, leíste bien, es hora de reaccionar y empezar a ocuparte de esas cosas que tanto te preocupan.

Determina qué cosas te están generando este sentimiento de preocupación y comienza por buscar lo que puedes hacer para aliviar este sentimiento y estar mejor.

En primer lugar se objetivo y analiza si tu preocupación tiene o no fundamento, ya que la mayoría de las preocupaciones son creadas por nuestra imaginación y nunca llegan a suceder, pregúntate si eso que te preocupa te pone realmente en peligro y si no es así, bájale al estrés y tranquilízate, así tu mente dejará de imaginar pensamientos negativos.

Ahora deja de preocuparte y ocúpate de cambiar el rumbo de las cosas, si te es posible, analiza si puedes hacer algo para cambiar esta situación y si es así, pon manos a la obra y hazlo. Pero si después de pensarlo bien no hay nada que hacer, ¿para qué te preocupas?, si después de todo las cosas pasarán como deben ser.

En la vida debemos ser lo suficientemente inteligentes para distinguir las cosas que nosotros podemos cambiar, valientes para enfrentarlas y solucionarlas, pero también tener resignación con todo lo que se nos sale de las manos y aprender a soltarlo antes de que nos causen preocupación y afecte nuestra vida.

Por: Lic. Yasmin Medel

Publicado en Salud y bienestar | Etiquetado | 7 comentarios

Resiliencia y espiritualidad

María Damiani./ Hace algún tiempo, leí la historia de Mandela, un verdadero ejemplo de perseverancia y resiliencia, no solo por pasar veintisiete años consecutivos de su vida en la cárcel, sino también por las pérdidas familiares que tuvo que afrontar. Cierta vez, comentó que la lectura en la cárcel del periódico the christian science monitor le permitía conectarse a lo que pasaba en el mundo. Si bien estuvo sometido a diferentes presiones siempre reflejaba serenidad y sabiduría a la hora de tomar de decisiones.

Muchas personas ante situaciones adversas contra su salud y crecimiento, logran salir adelante y llegan a desarrollarse armoniosamente. El término resiliencia se refiere a la capacidad del individuo para afrontar y superar las adversidades de la vida. Uno de los pioneros en el estudio de la resiliencia, Boris Cyrulnik, neurólogo, psiquiatra, psicoanalista y etólogo francés, la define como “el arte de navegar en los torrentes, la capacidad de ser feliz incluso cuando tienes heridas en el alma.”

Tal vez todos hemos tenido heridas en el alma, pero, ¿qué es lo que hace que una persona sea resiliente y que pueda superar tales heridas?

Un cambio radical de actitud en la perspectiva de ver la vida. La actitud positiva y el buen humor permiten no sólo mantener la esperanza en los momentos más difíciles, sino que también facilitan una salida positiva.

Estudiosos del tema de la resiliencia dicen que sus factores claves son el optimismo, la esperanza y el buen humor.

Existen ciertos pilares de base en los que se apoyan las personas resilientes: autoestima, confianza, creatividad, fe en algo superior, iniciativa y sabiduría. Estas cualidades relacionan la resiliencia con la espiritualidad.

Ambos términos están significativamente asociados con la salud física y mental. La resiliencia permite la adaptación exitosa ante circunstancias adversas, mientras que la espiritualidad contribuye al desarrollo personal y motiva la búsqueda de un propósito de vida.

Pero, qué ocurre con las personas menos resilientes ante los desafíos? ¿De qué manera pueden fortalecerse?

Metafóricamente, procurar mirar el árbol y no el bosque implica no magnificar los aparentes problemas. Siempre hay una solución disponible. Por ejemplo, cuando la nube pasa, se ve el sol. Pero para ello hay que acallar todo aquello que obstaculiza encontrar la salida, sobre todo la manera lógica de pensar.

Según la psiquiatra y neurocientífica Rafaela Santos, presidenta del Instituto Español de la Resiliencia y de la Fundación Humanae, “un tercio de la población tiene una capacidad innata para enfrentar lo que le ocurre con optimismo y apartar todo miedo o estrés de su vida”.

La clave de la resiliencia reside en los afectos, en la solidaridad y en la confianza que posibilita la elevación espiritual. Eso permite sentir la influencia del Amor en el corazón de cada uno. Encontrarse con uno mismo trae fortaleza espiritual y renovación, posibilitando así expresar alegría, entusiasmo, optimismo. Todo este tipo de emociones repercuten satisfactoriamente en el estado de ánimo y por consiguiente incrementan el estado de salud en general.

La propia concepción de salud ha ido evolucionando en las últimas décadas hacia un enfoque mucho más integral, considerando los pensamientos y sentimientos del paciente. Establecer una relación de afecto ayuda a que el paciente se sienta mejor y más esperanzado.

La conexión con lo sublime fortalece el interior. La consciencia que la Mente divina concede al que se conecta a ella provee la verdadera fuerza espiritual y capacita a uno a salir fortalecido.

La resiliencia está siempre a tu alcance si la buscas en el Amor. Esa fuente verdadera de valor está disponible para todos.

María Damiani escribe acerca de la salud y el bienestar desde una perspectiva espiritual y es Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana en España. Email: spain@compub.org Twitter: @compubespana

Fuente: http://www.noticiaspositivas.net/2014/10/31/resiliencia-y-espiritualidad/

Publicado en Psicología. | Etiquetado | 4 comentarios

CINCO PREGUNTAS QUE ME PUEDO HACER PARA CONSTRUIR MI FELICIDAD

La vida está plagada de decisiones. Constantemente estamos tomándolas, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos decidimos sobre cualquier aspecto, desde cosas tan banales como qué hacer de cena, hasta otras de especial trascendencia como si aceptar una nueva oferta de trabajo o no.

No cabe la menor duda de que hay decisiones que tienen mucha más importancia que otras y para poder afrontarlas hemos de tener las respuestas suficientes para tener la capacidad de elegir entre las diferentes alternativas. Sin embargo, para tener una buena respuesta, primero hemos de haber planteado una buena pregunta.

El Right Question Institute, tiene la función de ayudar a realizar buenas preguntas y conseguir a partir de ellas respuestas mejores y más participativas. Pese a que esta organización sin ánimo de lucro nació con la intención de ayudar en el ámbito educativo, su campo de actuación ha ido aumentando en nuevas materias.

El periodista americano Warren Berger, creador del sitio A More Beautiful Question, ha comentado en Psychology Today que en muchas ocasiones la dificultad no reside en la respuesta, sino en hacer una buena pregunta. Son estos los motivos que le llevan a proponer cinco preguntas para mejorar en diferentes aspectos de la vida.

1. ¿Cuál es mi pelota de tenis?
El término pelota de tenis, que reconoce haberla tomado de Drew Houston, fundador de Dropbox, lo usa refiriéndose a lo felices que son los perros cuando juegan con una pelota de tenis. El autor considera que es un buen símil para las personas, que deben estar pendientes de buscar una pregunta motivadora y que les sea atrayente.

Un truco que propone el psicoterapeuta Eric Maisel es hacer un listado de aquellas cosas que le interesaban de pequeños, cuando tenga esa respuesta se puede buscar cómo puede incorporarse esa “pelota de tenis” a su vida real.

2. ¿De qué estoy agradecido?
“¿Por qué gano tan poco?” “¿Por qué tengo que madrugar tanto para llegar al trabajo?” A la hora de hacerse preguntas puede caerse en aquellas cuestiones negativas sobre las carencias que uno tiene, obviando las cosas buenas.

El ser una persona agradecida puede ser entrenado y es un hábito la mar de saludable y sencillo, porque por muy pequeños que sean los detalles, todos los días nos suceden cosas buenas por las que podemos dar las gracias.

Hacerse la misma pregunta positiva cada día puede ser una buena dinámica. El cineasta Roko Belic afirma que la gratitud es el camino más corto para ser feliz. Esta es la misma conclusión que saca el profesor de Harvard Tal Ben Shahar que considera necesario cultivar el hábito de ser agradecido y uno debe preguntarse “¿de qué estoy agradecido?”, pues servirá para fomentar una mayor felicidad y facilidad para tener éxito.

3. ¿Qué puedo intentar para no fallar?
Asumir que rendirse no es una opción. Qué fácil serían todas las decisiones si no existiese riesgo alguno de fracaso. Aunque esto sea imposible, plantearse un objetivo dejando a un lado todos los problemas que conllevaría podría ser un buen método.

Berger asegura que esta pregunta es muy típica entre los emprendedores de Silicon Valley y sirve para abandonar, por un momento, los riesgos y el temor al fracaso a la hora de tomar una decisión.
Obviamente, esta cuestión debe hacerse sólo en algunos momentos y de forma imaginaria, ya que fuera existe un mundo real en el que existen los riesgos y el fracaso. Pero hacer esta pregunta puede servirnos para pensar en grande, aunque luego tengan que adaptarse las exigencias a la realidad.

4. ¿Qué pasaría si hiciera un pequeño cambio?
Algunos autores como Caroline Arnold, parten de la base de ir poco a poco al abordar un nuevo desafío.

Cuando Arnold se propuso ponerse en forma, solamente se centró en ir un día a la semana a trabajar andando, en vez de en tren. Con el paso del tiempo fue capaz de convertirlo en hábito y fue aumentando la cantidad de días. La escritora de Small move, big change considera que al ir paso a paso se reducen las posibilidades de fracaso.

5. ¿Qué historia será mejor?
Cuando te encuentres en la vida ante una bifurcación y no sepas qué camino elegir, puedes preguntarte cuál de los dos puede dibujarte una historia mejor. Esta pregunta sirve como método a la hora de crear una hoja de ruta que guíe las futuras decisiones.

Sergio Valdivia, creador de la Revista Ser Feliz, invita a mentalizarse y visualizarse como habiendo logrado cada alternativa. Una vez que se ha imaginado bien como habiendo logrado uno de esos caminos, verificar cómo se siente. Finalmente, será bueno elegir la alternativa que le provoca una mayor sensación de bienes y felicidad. Sentirse bien y feliz será muchas veces más importante que alguna diferencia de remuneración monetaria.

Fuente: Revista SER FELIZ, con Sergio Valdivia.

Publicado en Psicología. | Etiquetado | 2 comentarios