TOMAR LAS RIENDAS DE NUESTRA VIDA CON “SELF-COACHING”

La única persona que puede hacer realidad nuestros sueños somos nosotros mismos, pero para ello debemos "entrenarnos" y preparar un plan de acción.
 
Seguro que has escuchado mil veces las palabras coach, coaching o self-coaching. Sabemos que están relacionadas con el entrenamiento personal referido a la autoayuda, pero poco más.
 
ENTRENARSE PARA MOVERSE
 
Coaching deriva de la palabra inglesa coach, y significa, entre otras cosas: Persona que entrena a un deportista o que enseña algo en particular a alguien; pero también significa: autocar, medio de transporte, diligencia.
Estos últimos significados metafóricamente nos definen muy bien el objetivo de un coach: Ayudar a las personas a "trasladarse", a realizar un cambio, ya sea profesional o personal, de gran magnitud o pequeños ajustes.
 
Todas las personas pueden beneficiarse. El requisito es que haya una voluntad de cambio.
La gran potencia del coaching radica en dos aspectos:
 
1. Es un proceso racional y pautado que ayuda a la persona a identificar y definir aquello que realmente quiere, analizar su situación actual y, posteriormente, a definir un plan de acción.
 
2. Mediante preguntas genuinas, poderosas, el coach va "iluminando" el camino para que sea la propia persona la que extraiga sus conclusiones, defina sus objetivos, trace sus planes de acción, etc. Al ser la propia persona la que se ve obligada a la reflexión y a la toma de decisiones, el nivel de compromiso e implicación será siempre muy superior.
 
En realidad, estos términos son algo mucho más importante que palabras inglesas que hemos tomado prestadas, ya que definen, de forma gráfica, una tendencia muy en boga que consiste en dirigir tu propia vida y ser capaz de escoger lo que realmente te importa, sin rendirte a la inercia a la que nos lleva la sociedad actual. Como afirma Raimon Samsó, coach y escritor: "El coaching es una de las más modernas técnicas de éxito personal y profesional. Y funciona no porque ofrezca respuestas a los problemas, sino porque los disuelve."
 
Hay personas capaces de dirigir sus vidas, gente que avanza por ella con las riendas bien sujetas, haciendo a veces cosas importantes o destacables; otras, simplemente siendo capaces de tomar decisiones cotidianas que a todos nos gustaría llevar a cabo pero que siempre aplazamos dándonos excusas absurdas. El común denominador de estas personas es que parecen satisfechas consigo mismas y con su vida: Son felices.
 
Por el contrario, hay otras personas con inquietudes importantes, necesidad de tomar decisiones capitales, como dejar un trabajo bien retribuido, pero que hace tiempo que ha dejado de llenarles, romper una relación que no les hace felices, o propósitos menos trascendentes, como perder peso o realizar ejercicio. Planteamientos, unos y/u otros, que sistemáticamente tienen en su mente y que nunca consiguen llevar a cabo. Esta situación les provoca un sentimientos de frustración, su nivel de autoestima se resiente y, al no tener la percepción de que controlan su destino, en general sienten infelicidad y desdicha.
 
PODEMOS CAMBIAR NUESTRO DESTINO
Es muy probable que alguna vez nos hayamos sentido incapaces de generar cambio alguno en nuestras vidas y habremos utilizado pensamientos como: "Ya lo he intentado muchas veces y siempre fracaso", "me gustaría intentarlo, pero mis compromisos…", "no tengo fuerza de voluntad"…
 
Pero la realidad es que sí podemos, o mejor dicho: Somos los únicos capaces de generar un cambio significativo en nuestra vida. No necesitamos a nadie para mejorarla. Podemos hacerlo. Ahora bien, si seguimos actuando de la misma forma es probable que obtengamos los mismos resultados de siempre. Como decía Jesús Madrid en los cursos de Crecimiento Personal: "Si siempre haces lo que siempre has hecho, siempre obtendrás lo que siempre has obtenido", por tanto sería conveniente que cambiáramos algunas cosas en nuestra forma de actuar.
 
El coach Raimon Sansón, en su libro "Cita en la cima", nos dice: "Las razones por las que tantas personas no consiguen alcanzar sus deseos son: No traducirlos a un objetivo con fechas, no comprometerse en el resultado y no pagar los precios que su deseo conlleva." En este proceso de cambio, el coaching o el self-coaching (coaching aplicado a uno mismo) te pueden ser de gran ayuda si sigues estos pasos:
 
1.OBJETIVO. El primer paso para conseguir algo es concretarlo de la forma adecuada.
A lo largo de nuestra vida constantemente tenemos propósitos, es decir, la voluntad de hacer o conseguir algo. Por ejemplo: "Quiero aprender inglés", "quiero perder peso". Los propósitos no nos son útiles, puesto que no nos incitan a la acción, no suponen un compromiso que podamos medir, no son concretos en el espacio y el tiempo. Fijémonos en la diferencia de formular los mismos deseos de la siguiente forma: "En dos años voy a tener un título oficial de inglés" o "voy a perder 6 kg. en 6 meses". Al concretar nuestros deseos de esta forma nos estamos marcando un objetivo y, como tal, tenemos una referencia temporal, podemos medir claramente si lo conseguimos o no, podemos establecer estados intermedios, nos estamos comprometiendo en algo muy concreto, muy medible y esto nos hará más fácil iniciar el camino. Ah, ¡y hay que tener en cuenta que es importante que siempre formulemos nuestro objetivo en positivo!. Séneca decía: "No existe viento favorable para aquel que no sabe a qué puerto navega". Así pues, marcarse objetivos formulados en positivo con un plazo concreto de tiempo nos ayudará a conseguirlos.
 
2.DESEO. Platearnos objetivos que respondan a aquello que realmente queremos.
Cuando nos marcamos un objetivo, ¿es eso lo que realmente deseamos?, ¿Somos plenamente conscientes de lo que nos planteamos o nos dejamos llevar por lo que hace todo el mundo? Todos, a principios de enero, queremos matricularnos en un gimnasio, perder peso, aprender inglés. Pero, ¿es ese para nosotros un objetivo genuino? Si no es un objetivo genuino, si detrás de él no se encuentra un valor real, será realmente muy complicado que lo podamos conseguir.
 
Por ejemplo: Supongamos que uno de los valores principales de una persona es la familia y actualmente tiene un trabajo que le impide ver a sus hijos con la frecuencia que le gustaría. No obstante, decide que en enero se matriculará en una academia de inglés dos días por semana. Deberá preguntarse: "¿Qué espero obtener al matricularme?, ¿Qué me aportará aprender o mejorar inglés?". La respuesta sincera a esta pregunta debe llevarle a un valor principal que sea tan importante como el anterior, porque de lo contrario, el matricularse en un curso de inglés lo que hará es ir en contra de aquello que es realmente importante para él y, por tanto, será muy difícil poder llegar a conseguir este objetivo que se ha marcado. Decía Joseph O’Connor: "Cada cosa que deseamos en el mundo material es la expresión de un valor que queremos satisfacer."
 
NUESTRAS CREENCIAS PUEDEN LIMITARNOS
Todos tenemos, en lo más profundo de nuestro ser, un conjunto de ideas, imágenes, que hemos ido desarrollando a través de nuestra propia experiencia, educación, familia, amistades… Este conjunto de ideas son nuestras creencias y conforman nuestra forma de ver la realidad, al tiempo que condicionan la forma en que actuamos sobre ella. Nuestras creencias pueden ser potenciadoras o limitadoras. Las potenciadoras nos ayudan a conseguir aquello que queremos. Por ejemplo, cuando decimos: "Yo me crezco ante las dificultades", estoy manifesando una visión de mí mismo que, en caso de tenerla arraigada, me ayudará en cualquier aspecto de la vida cuando surjan problemas. Las creencias limitadoras actúan creando barreras que sólo están en nuestro interior y que dificultan la consecución de lo que queremos. Si manifiesto: "No tengo capacidad para los idiomas", es seguro que me costará más aprender y comunicarme en un idioma extranjero, ya que ante la primera dificultad que encuentre me será fácil autojustificarme: "Claro, ya sabía yo que a mí los idiomas…"
Es fundamental identificar estas creencias limitadoras y cuestionarlas.
 
3.POSICIÓN. Descubre lo que te acerca y te aleja de tu objetivo.
Una vez sabemos lo que queremos conseguir y sabemos que ese objetivo es coherente con nuestros valores, deberemos avanzar hacia el siguiente paso: ¿dónde estamos?, ¿cuál es nuestra situación actual?, ¿qué es lo que nos separa o acerca a nuestro objetivo?. Llegados a este punto, deberemos realizar, a modo de inventario, un análisis de puntos fuertes y puntos débiles; de oportunidades y amenazas. Puntos fuertes/débiles serán todos aquellos aspectos propios, internos, inherentes a mi persona que me ayudan/alejan a conseguir mi objetivo. Supongamos que mi objetivo es el mencionado con anterioridad, mi análisis podría ser el siguiente: Si digo "tengo poco tiempo libre", entonces deberé preguntarme: "¿he analizado mi jornada?, ¿puedo organizarme mejor?, ¿tengo algún tiempo muerto que puedo aprovechar?.
 
4.VIAJE. Define tu propio camino y empréndelo.
Una vez analizada la situación de partida y teniendo claro adónde queremos ir, deberemos establecer un plan de acción. Para desarrollarlo, trataremos de agrupar los puntos fuertes/débiles, y las oportunidades/amenazas en grupos comunes que denominaremos "Factores clave". Por ejemplo, si quisiéramos perder peso, destacaríamos como factores clave: "Hacer deporte", "mejorar mi dieta" y "tomar conciencia del impacto sobre la salud del sobrepeso". Sobre cada uno de estos factores desarrollaremos un conjunto de acciones concretas que nos permitan evolucionar hacia nuestro objetivo tratando de aprovechar nuestros puntos fuertes/oportunidades y minimizar los débiles y las amenazas.
 
Decía William Shakespeare: "Si se quiere ascender por cuestas empinadas, es necesario, al principio, andar despacio."
 

 
 
 
Anuncios

Acerca de María Esther

Me considero buena persona, sincera y con gran sentido del humor. Suelo leer, ver y escuchar aquello de lo que puedo obtener una buena enseñanza. Me gusta informarme y aprender acerca de temas de salud y calidad de vida emocional, por eso decidí crear este blog y colocar en él ciertos artículos que considero interesantes. Estamos en esta vida para aprender a disfrutar de una experiencia humana, y creo que para aprender a ser felices tenemos que darnos cuenta de que la felicidad no es algo que se consigue desde fuera, es algo que experimentamos desde dentro. No es un destino, es la actitud con la que se viaja por la vida. Una actitud positiva, acompañada de sentido del humor y el amor que pongamos en ello serán nuestro mejor alimento para sentir felicidad.
Esta entrada fue publicada en Psicología.. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a TOMAR LAS RIENDAS DE NUESTRA VIDA CON “SELF-COACHING”

  1. Ale dijo:

    Gracias por tu post, la verdad me ha servido y debo analizarlo detenidamente para cumplir con todo. Soy una adolescente que ingreso a la universidad y no estoy conforme con la carrera, siento que no es lo mío, vivo en otra ciudad que la de mi origen e infancia, extraño mi familia y mi hogar y la persona con la que quiero vivir el resto de mi vida se encuentra en la ciudad que he dejado, solo por seguir una tradición acerca de los estudios, ya que son mejores donde me encuentro. Espero poder encontrar las respuestas que necesito, porque de esta manera soy muy infeliz y tan sólo llevo días aquí, y me esperan largos años. Saludos

    • sther74 dijo:

      Amiga, no sé qué decirte ante esa situación que tienes. Es difícil. Si quieres que te responda como romántica te diría que hicieras caso a tu corazón y vivieras donde te encuentres más feliz. Pero a lo mejor no hago bien si tu carrera fracasa y el día de mañana no eres feliz por esto, así que tendrás que ver los pros y los contras antes de tomar cualquier decisión. Pregúntate si crees que esa persona es verdaderamente el amor de tu vida, y si tienes la posibilidad de realizar otros estudios. Si respondes afirmativamente a esto ya tienes la respuesta. Saludos.

      • Ale dijo:

        Te respondo aquí, hace un tiempo he vuelto a mi ciudad. He descubierto durante esta situación de la que te conté, qué es lo que realmente me hacía feliz. Gracias a esto volvi y cambie mi carrera, mas allá de las opiniones de mis padres y todo lo demás, ME APOYARON. Estoy FELIZ y debo admitir, que mas allá de mis estudios tambien volvi por extrañar demasiado todo lo que me completaba. Hoy soy una mujer decidida, que esta comenzando un nuevo rumbo, con un amor renovado, porque ha cambiado todo su futuro, y planeo seguir con esta persona toda la vida, al igual que el. Tambien debo decir que fui afortunada. Cada experiencia sirve tanto.. Que hoy aprendi de mis errores, y estoy cambiando mi vida, para mucho mejor.. Gracias por tu comentario. Mis mejores deseos para vos.

      • sther74 dijo:

        Hola amiga, muchas gracias por contar tu experiencia. Aporta mucho bien porque puede haber alguien que se sienta identificada contigo. Desde luego soy de la opinión de que todos aprendemos de todos. Me reconforta saber que estás bien y te veo muy feliz. Deseo que todo siga así de bien en tu vida, que tengas mucha suerte y sigas siendo tan feliz. Un abrazo muy fuerte!!

Hola, soy Mª Esther. Gracias por entrar en mi blog. En cuanto pueda conectarme responderé a tu mensaje. Saludos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s