EL DON DE LA INCOHERENCIA

Un joven alfarero, habido de las enseñanzas del maestro, le preguntó en cierta ocasión:

“Maestro, ¿hay en el camino que lleva a la vida alguna herida que el alma no pueda cerrar?”

 

El maestro levantó las cejas con un gesto de resignación:

“Sí, hay una”

“¿Y cuál es?”, volvió a preguntar el muchacho.

“La incoherencia”, respondió escuetamente el maestro.

“¿La incoherencia?”, se extrañó el joven, que esperaba alguna cosa de mayor dramatismo.

Moviendo la cabeza, el maestro dejó salir una sonrisa cansada:

 

“La incoherencia es la compañera infatigable del buscador infatigable”, “Es el comensal no invitado a la fiesta que termina poniéndote en evidencia después de haber satisfecho su apetito, el alma que dice cuál es el camino que debes tomar y tú aceptas en tu corazón que es el camino adecuado, pero luego, no sabes cómo, te ves caminando por el sendero equivocado, sin saber cómo explicarte a ti mismo lo sucedido. Uno dice esto o aquello y poco después se traiciona asimismo haciendo todo lo contrario; y cuanto más se hace el propósito de no volver a caer más veces cae en el error. Es como una pulga impertinente que cuanto más te rascas más te pica”.

 

El joven estaba intentando asimilar las que parecían ser enormes dificultades de ser coherente con lo que uno afirma:

“Entonces… ¿no hay manera de alcanzar la coherencia entre lo que uno dice y lo que hace?”, preguntó.

 

“Puedes alcanzar un cierto grado de entendimiento siempre y cuando no entables una lucha a muerte con ella, siempre y cuando la dejes vivir a tu lado como una sombra que no puedes despegarte de los pies; y cuando llegas a hacer amistad con tu propia incoherencia, entonces ella te da un don que no esperabas”.

 

“¿Y cuál es ese don?”, preguntó el joven intrigado.

 

El maestro le respondió: “LA HUMILDAD”

Anuncios

Acerca de María Esther

Me considero buena persona, sincera y con gran sentido del humor. Suelo leer, ver y escuchar aquello de lo que puedo obtener una buena enseñanza. Me gusta informarme y aprender acerca de temas de salud y calidad de vida emocional, por eso decidí crear este blog y colocar en él ciertos artículos que considero interesantes. Estamos en esta vida para aprender a disfrutar de una experiencia humana, y creo que para aprender a ser felices tenemos que darnos cuenta de que la felicidad no es algo que se consigue desde fuera, es algo que experimentamos desde dentro. No es un destino, es la actitud con la que se viaja por la vida. Una actitud positiva, acompañada de sentido del humor y el amor que pongamos en ello serán nuestro mejor alimento para sentir felicidad.
Esta entrada fue publicada en Cuento. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a EL DON DE LA INCOHERENCIA

  1. Cosita dijo:

    Que importante es  ser humilde. Hola guapa!!!! cuanto tiempo sin pasar por aqui, te deje un mensaje pero no se si lo viste
    tal vez estes muy ocupada, de todas fomas que sigas escribiendo cosas asi de chulas.

Hola, soy Mª Esther. Gracias por entrar en mi blog. En cuanto pueda conectarme responderé a tu mensaje. Saludos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s