El firmamento

  Cuenta la leyenda que los bellos ángeles plegaron sus blancas alas, alzándose en los cielos de la noche como blancas palomas para poder retratarse en forma de estrellas, pues la noche era triste con sólo la plata iluminando el cielo. Nos dejaron como legado el firmamento, para que vierámos su belleza, noche tras noche.
 
  
Yo
pensaba que las estrellas eran las obras más bellas jamás vistas, que sólo podría verlas por la noche en el cielo y esperando que las nubes no las cubrieran.

 

   Cuando te ví, me dí cuenta de que se podían ver las estrellas de día, y que las únicas nubes que lo podían encapotar serían mis tristes lágrimas al pensar que te perdería.

  Ahora no sé qué pensar, ¿eres una estrella o eres un ángel en persona? Pues tu voz me alza por los cielos, tus caricias las añoro por minutos, tus besos me dan la vida y tu amor ilumina como la luna, mis oscura monotonía.

 

Doy gracias entonces porque no tu belleza, sino tu puro amor, se haya podido topar en mi vida. Ahora, siempre que puedo, veo las estrellas.

No puedo dormir.
Esa es la razón, por lo que siempre que pienso en ti. Pero no entristrezcas, no me importa, pues siempre que veo una estrella veo tus ojos observando los mios y su brillo me hace llorar al recordar tu sonrisa. Lloro de alegría, lloro por no poder olvidar el ángel de mi vida, la estrella más brillante del firmamento, el corazón más puro que existe, el amor más deseado de mi vida.
 
Tú eres mi estrella.
Anuncios

Acerca de María Esther

Me considero buena persona, sincera y con gran sentido del humor. Suelo leer, ver y escuchar aquello de lo que puedo obtener una buena enseñanza. Me gusta informarme y aprender acerca de temas de salud y calidad de vida emocional, por eso decidí crear este blog y colocar en él ciertos artículos que considero interesantes. Estamos en esta vida para aprender a disfrutar de una experiencia humana, y creo que para aprender a ser felices tenemos que darnos cuenta de que la felicidad no es algo que se consigue desde fuera, es algo que experimentamos desde dentro. No es un destino, es la actitud con la que se viaja por la vida. Una actitud positiva, acompañada de sentido del humor y el amor que pongamos en ello serán nuestro mejor alimento para sentir felicidad.
Esta entrada fue publicada en Cosas bonitas.. Guarda el enlace permanente.

Hola, soy Mª Esther. Gracias por entrar en mi blog. En cuanto pueda conectarme responderé a tu mensaje. Saludos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s