Cuando alguien te rompe el corazón…

  Cuando alguien te rompe el corazón es como cuando se cae al suelo un vaso de cristal. A veces la caída es accidental, sin querer, sin intención, pero el vaso cae al suelo y se hace pedazos. A veces el vaso no cae, sino que es lanzado al suelo de forma premeditada.

 

  De una forma u otra el efecto es el mismo. El vaso queda transformado de repente en pequeños pedazos de cristal. Así nosotros desde ese momento emprendemos la ardua tarea de recoger y recuperar lentamente cada uno de esos pedacitos de corazón, y poco a poco y con el tiempo volver a unirlos para que vuelva a ser algo parecido a lo que era en su origen.

 

  Pero por mucho que lo intentemos, el esfuerzo es inútil, siempre queda uno o varios pedazos que jamás volverán a formar parte del vaso dejando un vacío irrecuperable y una marca imborrable.

 

  De todas formas lo importante es no abandonar e intentar recoger todos los trocitos por pequeños que sean.

 

  Es duro, pero de nosotros depende que la reconstrucción sea lo más completa posible.

 

  Luego, con el tiempo, otro amor llegará y debemos estar preparados con nuestro vaso lo más indemne posible para que ese nuevo amor llene otra vez nuestro corazón.

 

  Si os han roto el corazón no abandonéis, recoged todos los pedazos que podáis aunque sea doloroso, y así estaréis preparados para recibir un NUEVO AMOR.

Anuncios

Acerca de María Esther

Me considero buena persona, sincera y con gran sentido del humor. Suelo leer, ver y escuchar aquello de lo que puedo obtener una buena enseñanza. Me gusta informarme y aprender acerca de temas de salud y calidad de vida emocional, por eso decidí crear este blog y colocar en él ciertos artículos que considero interesantes. Estamos en esta vida para aprender a disfrutar de una experiencia humana, y creo que para aprender a ser felices tenemos que darnos cuenta de que la felicidad no es algo que se consigue desde fuera, es algo que experimentamos desde dentro. No es un destino, es la actitud con la que se viaja por la vida. Una actitud positiva, acompañada de sentido del humor y el amor que pongamos en ello serán nuestro mejor alimento para sentir felicidad.
Esta entrada fue publicada en Salud y bienestar. Guarda el enlace permanente.

Hola, soy Mª Esther. Gracias por entrar en mi blog. En cuanto pueda conectarme responderé a tu mensaje. Saludos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s